Portfolios de talento para todos los alumnos: la propuesta de Renzulli (1/2)

Renzulli

1. Introducción

En dos entradas anteriores hicimos una introducción general al modelo de enriquecimiento para toda la escuela de Renzulli (Parte I y Parte II). En estos dos posts sucesivos vamos a ocuparnos de uno de los componentes del modelo: el portfolio total del talento. El portfolio, bien en soporte papel o digital, es una herramienta a modo de carpeta que recoge evidencias entendidas como el reflejo genuino del proceso de aprendizaje, permitiendo la metacognición y reflexión personal. Pueden crearse tanto portfolios para docentes como para alumnos. En este caso vamos a centrarnos en la propuesta de Renzulli a propósito de estos últimos (Renzulli y Reis, 1997, 2008; Purcell y Renzulli, 1998). En estas dos entradas sucesivas detallaremos la “versión papel”, dejando para una serie ulterior la descripción de la versión on line del portfolio del talento.

2. Concepto de portfolio total del talento: objetivos e ideas clave

Cada alumno tiene puntos fuertes, o potenciales puntos fuertes, que pueden servir de base para un aprendizaje personalizado que permita el desarrollo de todo su potencial. El modelo de enriquecimiento para toda la escuela (Schoolwide Enrichment Model -SEM-) de Renzulli pretende sacar partido de estas fortalezas ayudando a que cada estudiante desarrolle un portfolio de fortalezas en tres áreas o campos fundamentales que tienen en sí mismos el mismo rango de valor: las aptitudes, los intereses y los estilos de aprendizaje. La evaluación relativa a cada uno de estos campos -y que incluye tanto la evaluación sumativa habitual como la recogida de información a partir de la observación y el trabajo por proyectos de los alumnos- queda documentada en los portfolios de los alumnos, de tal forma que dicha información sirve de base para la toma de decisiones de cara a la incorporación del alumno al conjunto de servicios que ofrece el modelo SEM tanto a nivel curricular como de programas de enriquecimiento.

De cara a la recogida de evidencias resulta fundamental el empleo de una metodología activa en el aula que permita la observación del rendimiento o “performance” del alumno. Para ello son fundamentales tres aspectos:

  1. Ofrecer experiencias de aprendizaje que cubran un amplio espectro de actividades y áreas de interés.
  2. Observar y documentar tanto el rendimiento del alumno como su satisfacción y entusiasmo.
  3. Ofrecer a los alumnos experiencias de aprendizaje ulteriores alineadas con las experiencias previas de los alumnos en las que se ha observado una reacción positiva por parte de aquellos.

A partir se estos supuestos, los objetivos del portfolio del talento son los siguientes:

  1. Recopilar diferentes fuentes de información que describan los puntos fuertes de los alumnos y que se actualizan periódicamente.
  2. Clasificar esta información en categorías principales: aptitudes, intereses y estilos de aprendizaje.
  3. Revisar y analizar periódicamente la información recopilada para la toma de decisiones relativa a la incorporación del alumno a los diferentes componentes del modelo (programas de enriquecimiento, diferenciación curricular, etc.).
  4. Usar la información del portfolio como una herramienta de asesoramiento y orientación académica y profesional.

En resumen, la idea clave del portfolio del talento es que está centrado en crear experiencias de aprendizaje que desarrollen el potencial de cada alumno a partir de sus centros de interés y fortalezas más relevantes. Este enfoque lo diferencia del resto de modelos de portfolio en dos aspectos fundamentales:

  1. La identificación de los intereses de los alumnos a partir de dos tipos fundamentales de información: por una parte, la información de “estatus” del alumno relativa a sus aptitudes, intereses y estilos de aprendizaje que el profesor observa y recopila de manera previa al proceso de instrucción y, por otra, la información a partir de la “acción” del propio alumno y que el profesor recopila durante el proceso de instrucción como consecuencia de la reacción de aquel a las propuestas metodológicas y experiencias de aprendizaje.
  2. El foco en las fortalezas del alumno y no en sus deficiencias o puntos débiles a fin de identificar los aspectos más positivos que se derivan de la conducta de aprendizaje de los alumnos con el objeto de tomar decisiones para el enriquecimiento del aprendizaje y la diferenciación curricular.

3. Dimensiones del portfolio del talento

Como muestra la figura 1, las dimensiones del portfolio son tres: aptitudes, intereses, y estilos de aprendizaje.

Dimensiones Talent Portfolio

Fig. 1. Dimensiones del portfolio del talento

 

En una entrada posterior analizaremos con detalle cada uno de los componentes de estas tres dimensiones del portfolio total del talento.

Referencias

Purcell, J. H. & Renzulli, J. S. (1998). Total Talent Portfolio: A systematic plan to identify and nurture gifts and talents. Mansfield Center: Creative Learning Press.

Renzulli, J. S., y Reis, S. M. (1997). The Schoolwide Enrichment Model: A comprehensive plan for educational excellence. Mansfield Center: Creative Learning Press.

Renzulli, J. S., y Reis, S. M. (2008). Enriching  Curriculum for all Students, Thousand Oaks: Corwin Press.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: